Un estudio realizado en 2010, reveló que más de 940 millones de personas, en todo el mundo, tienen una cuenta en alguna red social; esto equivale al 95 por ciento de los usuarios a Internet.

La consultora InSites Consulting, quien realizó dicha investigación, también muestra que Latinoamérica es el sector más incidencia en esta forma de comunicación, por ejemplo, en Brasil el 95 por ciento de los internautas cuentan con un perfil en alguna red social, mientras que Europa del Este y Asia sólo cuatro de cada 10 usuarios abren una cuenta.

Facebook, MySpace, Twitter, Hi5, Linkedin, Google+, Baboo, Youtube, entre otras tantas redes sociales, existen en el universo de internet para compartir  información con amigos, conocidos, familiares y gente desconocida.

Debido a la gran cantidad de datos que se comparten a través de estos medios, es necesario tener un control de lo que se publica, pues si es verdad que algunas de ellas están creadas con el objetivo de hacer relaciones profesionales, tampoco se puede tener una total confianza para introducir toda tu información.

Los siguientes son los diez datos que son preferibles, y muy recomendable, no postees en tus redes sociales; con el objetivo de tener mayor seguridad.

 

1. Conversaciones personales. La mayoría de las redes sociales, Facebook, Twitter, Google+, etc., cuentan con la opción de enviar mensajes directos a determinado contacto; es decir, que ningún otro contacto puede ver dicha información. Esta es la mejor manera de ser discreto, pues si lo publicas en tu muro, cualquier persona podría estar al tanto de lo que escribes.

2. Planes sociales. Si tu objetivo es hacer propaganda de determinado acontecimiento, postearlo en tu perfil es la mejor opción; sin embargo, mencionar que haces a cada paso que das, y en dónde estarás en los próximos días, no es la mejor idea; en algunas ocasiones esto puede causar problemas, con un ex, con tu actual pareja, amigos, familiares o de hasta propiciar alguna acción más grave como algún secuestro.

3. Dividir tus redes sociales. Si tienes enlazadas varias redes sociales como Facebook, Twitter, Messenger y LinkedIn, y todo lo que publicas en alguna de ellas se muestra en las demás, tienes que tener cuidado, pues cada una de estas páginas pueden tener propósitos diferentes.

Si mencionas que odias a tu jefe, que el fin pasado te pusiste una borrachera de aquellas, o cosas por el estilo, es probable que los interesados que han visto tu perfil en LinkedIn, red dedicada a cuestión profesional, no te tomen es serio para determinado puesto.

Así que lo recordable, es que secciones tus redes, al igual que los comentarios que exhibes en casa una de estas.

 

4. Datos de tus relaciones personales. Ya sea de la situación con tu pareja, de algún enojo con amigos o familiares, estas cuestiones deben de quedarse entre las personas involucradas, como dice el dicho, “Los trapitos sucios se lavan en casa”, pues corres el riesgo de que otras personas se metan y creen un chisme, que en vez de ayudar a solucionar el problema, lo agranden.

5. Fotos familiares. Desgraciadamente, en la actualidad, los delincuentes se valen de cualquier medio para obtener información, y si no tenemos las precauciones necesarias, como no hacer público nuestro perfil, lo más aconsejable es no agregar mucha información personal, especialmente fotografías familiares en las que describas quién es quien y qué hace; de esta forma tendrás mayor seguridad.

6. Información empresarial. A veces se hace fácil comentar lo que ocurre en nuestros lugares de trabajo, pero tienes que tener en cuenta que este tipo de datos son confidenciales para la compañía en la que laboras; además de que te puedes meter en un problema si tienes agregado a algún jefe o compañero algo comunicativo; así que evita este tipo de post.

 

7. Datos financieros. Al igual que el punto anterior, hay veces en las que se hace fácil mencionar cuentas bancarias, ahorros o adquisiciones, pero hay que tener siempre en mente que no todas las personas que tenemos agregadas como “amigos” o seguidores, no son de nuestra absoluta confianza, y que desafortunadamente cabe la posibilidad de que hagan mal uso de estos datos. No menciones tipo de tarjetas que manejas, ni los bancos que frecuentas.

8. Contraseñas. A lo mejor tienes alguna emergencia y necesitas que uno de tus conocidos haga alguna transacción, abrir alguna cuenta personal de correo electrónico, red social, etc., no se te curra postear en tu perfil estos datos, y en dado caso que lo hagas, el siguiente paso sería cambiarlos de inmediato.

9. Direcciones y números telefónicos. Pareciera que esto es obvio, sin embargo, en muchas ocasiones los jóvenes no miden las consecuencias de sus actos y con tal de conseguir amigos o ingresar a determinado grupo social, ingresan sus datos en las redes sociales.

La dirección de tu casa, lugar de trabajo o escuela, así como los números telefónicos son información muy personal, que se debe restringir a conocidos muy cercanos y de confianza.

 

10. Rutinas. Es verdad que una red social es un instrumento de comunicación y muchas veces de desahogo y expresión, pero no hay que excederse, pues hay personas que desde que despiertan hasta que se duermen están mencionando todo lo que hacen, frases como: “Hoy como todos los martes, es día de…”, “Iré de nuevo al supermercado ubicado en…”, no son recomendables, pues estas poniendo sobre aviso de tus pasos a personas con no buenas intenciones.

 

Tomado de http://www.leanoticias.com/