Archive for octubre, 2012


Me gustó este artículo que muestra una serie de 19 impresionantes fotos sobre la intimidad de la vida cotidiana en la oficina de Google en Suiza que sacó el periodista Ángel Jiménez de Luis, editor del Gadgetoblog del Diario El Mundo en Noticias 24. Vemos la cafetería, los gimnasios, las peceras, las salas de masajes, las bibliotecas, las salas de juegos, etc, etc, etc. Qué envidia!!

Mi primera impresión es de admiración por lo que parece ser casi más un entretenimiento que un trabajo. Cuál será el límite entre lo razonable y lo excesivo en términos de diseñar un ambiente de trabajo óptimo? A mi me gusta…pero no será mucho? Cada cual saque sus conclusiones…

Ángel Jiménez de Luis, editor del Gadgetoblog del Diario El Mundo, fue de visita a las oficinas de Google en Zurich (Suiza) y regresó con una serie de fotos que despiertan la más terrible envidia de las envidias.

El tobogán conecta la zona de oficinas de la primera planta con la cafetería y el gimnasio. Para bajar a comer no hay que esperar al ascensor. A los recién llegados se les hace bajar por él para su presentación en sociedad. Tienen que llevar, también, un ridículo sombrero de colores durante unas horas.

 

La cafetería sirve desayuno, comida y cena preparados por cocineros contratados exclusivamente para el edificio. Hay comida para vegetarianos, dos platos principales, un buffet de ensaladas y toda la comida se intenta hacer con ingredientes locales.

Los niños son bienvenidos y tampoco es extraño que los ‘Googlers’ vayan al trabajo acompañados de su mascota. No hay guardería -aunque toda la oficina puede parecerlo, en ocasiones- pero sí una sala especial para cambiar a los bebés.

La buena comida gratis y el picoteo entre horas siempre hacen ganar a los recién llegados unos kilitos -se les conoce popularmente como ‘los siete de Google’-. El gimnasio de la planta baja es el lugar donde quemarlos. Por supuesto, es gratis.

La sala de masaje es casi un santuario. Los sillones vibradores son gratuitos. Los que da el masajista hay que pagarlos, pero están subvencionados y son muy económicos. La compañía regala bonos de masaje, además, en fechas señaladas.

En cada planta hay al menos dos áreas de descanso con comida y bebida -por supuesto, gratis-. Refrescos, zumos y café, mucho café, pero también cereales, chocolates, helado, patatas fritas, fruta y una amplia selección de snacks saludables que intentan compensar el exceso de carbohidratos.

 

 

Cada uno administra su tiempo y su trabajo como quiere. No hay horarios y en los descansos se puede jugar una partida al Guitar Hero, el billar o un juego de mesa. Los plazos de entrega y desarrollo, eso sí, hay que cumplirlos.

Esta barra, similar a la de las estaciones de bomberos, conecta la segunda planta con la sala de juegos. No hay que esperar al ascensor para divertirse unos minutos.

El espacio de trabajo es pequeño pero las áreas de reunión son muy amplias y temáticas. Esta cabina es de un auténtico teleférico y está situada en una planta decorada con fotos y objetos que recuerdan a una estación de esquí en los Alpes

A estas alturas debe estar preguntándose si en Google realmente se trabaja. Esta es un área de oficina convencional. Dos pantallas es el estándar -ahorra tiempo y aumenta la productividad- y los puestos se escogen libremente. No es raro que los ‘Googlers’ cambien de sitio de trabajo con frecuencia.

El servicio técnico está en un área del edificio decorada con ambiente hawaiano. Aquí se puede venir a buscar un cable o arreglar un portátil que falla. Las zonas de esparcimiento están repartidas por todo el edificio para que los ‘Googlers’ caminen y se vean las caras.

Las áreas de trabajo son siempre abiertas. Para tener privacidad durante una llamada hay que ‘encerrarse’ en una de las múltiples cabinas repartidas por el edificio. Todas las paredes del edificio tienen pizarras porque nunca se sabe en qué momento puede surgir una buena idea.


El salón de agua es una zona de paz y relajación en el edificio. Hay sillones de masaje y la iluminación es mínima. Es el lugar idóneo para echarse una siesta o descansar antes de una reunión.


Por supuesto, está prohibido utilizar el teléfono móvil o el ordenador portátil. La única actividad posible, además de descansar, es mirar los peces tropicales de los acuarios de la pared.

Las salas de reuniones del edificio tienen nombres sacados de series de televisión y películas famosas. Estos iglúes están en el área de la Guerra de las Galaxias y son auténticos refugios que han sido utilizados en misiones científicas en la Antártida.

Google es más que una oficina. Los trabajadores quedan en la sede para realizar actividades conjuntas y fiestas de forma periódica y no es raro encontrar grupos para prácticamente cualquier actividad o deporte, desde ciclismo hasta esquí alpino. Además del famoso 20% del tiempo de trabajo que cada uno puede dedicar a proyectos personales hay un 10% de libre disposición absoluta.

 

Los trabajadores pasan sólo una fracción de su tiempo en la mesa de trabajo. A menudo trabajan con el portátil en las zonas de descanso, en pequeños grupos. Esto favorece la creatividad y la sociabilidad.

La biblioteca es una de las salas más sorprendentes del edificio y la que mejores vistas tiene. Un área de descanso con una inmensa cocina y una chimenea ‘virtual’. Todo el mobiliario es reciclado o proviene de tiendas de segunda mano.

¿Y a ti te gustaría “trabajar” en Google?

 

Leyes de los Programadores

A continuación algunas leyes de los programadores ¿Cuál de ellos te ha pasado a ti?

Primera ley de la programación
Cualquier programa, cuando funciona, es obsoleto.

Segunda ley de la programación
Todos los programas cuestan más y tardan más tiempo de lo esperado.

Tercera ley de la programación
Si un programa es útil, te lo harán cambiar.

Cuarta ley de la programación
Si un programa no sirve para nada, te lo harán documentar.

Quinta ley de la programación
Cualquier programa se va extendiendo hasta ocupar toda la memoria disponible.

Sexta ley de la programación
El valor de un programa, es inversamente proporcional al peso de los listados que fabrica.

Séptima ley de la programación
La complejidad de un programa va creciendo hasta que sobrepasa la capacidad del programador que lo tiene que mantener.

 

Ley fundamental de Murphy

Si algo puede ir mal en un programa, podemos apostar a que irá mal.

Teorema de Patrick
Si un programa anda bien de primera, seguro que se ha empleado el algoritmo y (posiblemente) la computadora equivocada.

*Postulados de los lenguajes naturales
La pericia en el arte de programar es directamente proporcional al número de insultos que el programador profiere durante el desarrollo del programa, e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que recorre desde la computadora hasta la cafetera más cercana para “despejar la mente”.

Ley de Gumperson
La probabilidad de que ocurra un determinado error de ejecución es inversamente proporcional a su importancia y al deseo por parte del programador de que suceda.

Regla de Ketterin
Cuando un programa no funciona, es por una razón distinta de la que el programador cree que provoca que no funcione.

Factor de futilidad
Ningún programa es nunca un completo fracaso: puede servir siempre como un mal ejemplo.

Principio de gravitación selectiva de Newton-Hindenburg
Cuando un teclado cae al suelo, inevitablemente aterriza por donde el daño puede ser mayor.

Postulados del cálculo mental
a) Si puede cometerse un error en los cálculos, desde luego que ocurrirá, y de tal forma que haya que rehacer todas las operaciones.
b) Todos los valores de las constantes terminan siendo variables.
c) En todo calculo, el valor que se creía mas correcto es el causante de todos los errores.
d) El punto decimal se las ingenia para colocarse por su cuenta en el peor sitio.

Ley de Biondi
Si tu proyecto no funciona, repásate la parte que te parecía que no era importante.

* Axioma de Robert
Sólo existen los errores.

Corolario de Berman para el axioma de Robert
El error de un hombre es el dato de otro.

* Quinta Ley de la Fiabilidad
Equivocarse es humano, pero para complicar las cosas es necesaria una computadora.

* Guía de Murphy de cara a la ciencia moderna
Si es verde y se mueve se trata de biología; si huele mal, de química; y si no funciona, de física o informática.

* Segunda ley de Gilb sobre las computadoras
Cualquier sistema que dependa de la precisión humana, es impreciso.

* Tercera ley de Gilb sobre las computadoras
Los errores no detectables son infinitos, mientras que los detectables son, por definición, finitos.

Fuente: Internet

El GPS ya no recibe ninguna señal y te pierdes con el carro, no puedes llamar a nadie porque el celular no funciona e incluso la electricidad llega con dificultades a tu casa. No es el fin del mundo pero se le parece: Es un día sin satélites, esa infraestructura lejana que vela por el orden en la tierra.

“Un mundo sin satélites sería una pesadilla. El mundo, la sociedad, la economía, en muchos países del mundo, simplemente se detendrían”, explicó esta semana el vicepresidente de la Asociación Europea de Operadores de Satélites (ESOA) y consejero general de Eutelsat, Michel de Rosen, con motivo del primer día europeo dedicado a los satélites.

Si los satélites dejasen de funcionar un día, miles de millones de personas perderían el acceso a servicios de radiodifusión o a la información, y dejarían de estar conectadas o incluso quedarían incomunicadas.

Las actividades de socorro se detendrían, muchas fábricas dejarían de funcionar, cientos de millones de conductores usuarios de la tecnología GPS se perderían, no se podrían efectuar muchas operaciones en mercados financieros y la defensa de la mayoría de los países quedaría completamente al descubierto.

“Los satélites no sólo ofrecen la transmisión de la televisión o la previsión del tiempo, sino que también proporcionan la precisa referencia temporal que está detrás de tantas otras redes de comunicaciones”, señaló la secretaria general de ESOA, Aarti Holla Maini. Aludió también a las redes eléctricas de cada país, que sincronizan la hora por satélite, o incluso los mercados financieros o los servidores informáticos y centros de datos.

En ese mundo sin satélites, además, las redes telefónicas se colapsarían e Internet se volvería increíblemente lento, hasta el punto de que en dos o tres días dejaría de funcionar.

Los satélites también son vitales para el despliegue de operaciones de emergencia, tanto por su capacidad de tomar imágenes como por ofrecer la única vía de comunicación cuando las redes terrestres han quedado destruidas en un desastre.

“En un terremoto como el de Haití (de 2010), sin satélites no habría ninguna infraestructura terrestre y tampoco comunicaciones, y no podría situar a mi gente sobre el terreno para salvar vidas, reconstruir las casas o recrear el sustento para las víctimas del desastre”, explicó el director general de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea, Claus Sorensen.

Para garantizar que los satélites siguen contribuyendo a mantener el orden en la vida diaria, los operadores europeos instaron hoy a las autoridades de la Unión Europea a apostar por la neutralidad tecnológica.

“Creemos que tenemos el teléfono garantizado, o Internet, y nos levantamos por la mañana pensando en conocer qué tiempo hará”, indicó la secretaria general de ESOA, quien advirtió de que esa situación cotidiana estaría en peligro sin el servicio de los satélites.

Tomado de 20minutos.es