hacker

Cuando somos usuarios normales de computadoras y vemos películas, no nos damos cuenta de algunas cosas fuera de lo común que pasan, por otro lado si conocemos un poco más de la media acerca de informática hay cosas que nos parecerían extrañas.

A continuación se coloca una pequeña lista de 17 cosas curiosas que pasan en las películas donde se usan computadoras y no pasan en la vida real.

1. Equipo de la más alta tecnología es manejado a través de la línea de comandos de D.O.S.

2. Nadie se preocupa por los backups.

3. Todos los lectores de medios están siempre a la mano. Si alguien llega con un floppy de 5 1/4, seguro hay un lector de esos discos por ahí.

4. No importa lo que le pidas que haga a la computadora, siempre te dirá cuánto falta para completar la misión.

5. Cuando alguien busca datos, comienzan a aparecer todas las demás opciones en rápida sucesión, como cuando buscan huellas digitales.

6. Cuando los actores están frente a una computadora y la toma es de perfil, sus rostros se iluminan como si estuvieran frente a un foco de 100 watts.

7. Borrar teras de información es cuestión de segundos (y siempre se consigue antes de que los chicos malos tiren la puerta).

8. Todo es plug and play. En las películas no tienen que vérselas con drivers y cosas de esas. Lo conectan y listo.

9. Los expertos en computadoras siempre teclean como si estuvieran poseídos.

10. Los procesadores de textos no tienen cursores.

11. Todos los monitores despliegan fuentes de 5 centímetros de alto.

12. Las terminales (cuadros de comandos) entienden el lenguaje común y corriente.

13. Las computadoras hacen “beep” cuando las personas teclean Enter o Delete o cualquier otra tecla importante.

14. Las conexiones de internet en las películas parecen tener 2 gigabytes por segundo de velocidad.

15. Cuando las cosas salen mal, las computadoras echan chispas, explotan, se sobrecalientan y empiezan a arrojar humo.

16. Jamás verás que un experto en computadoras apriete el botón de retroceso porque ha tecleado mal una letra. Jamás.

17. Las fotografías pueden ampliarse indefinidamente, hasta encontrar el detalle que se estaba buscando, como si el concepto de pixel no existiera.

¿Alguna más que añadir? Seguro que se les ocurre más de una.